Seleccione una
ubicación

Shire internacional

Las fases de producción de proteínas

Durante la primera fase de la tecnología de producción proteica, las proteínas eran generalmente purificadas a partir de tejido humano o animal. La insulina, por ejemplo, fue separada del páncreas del cerdo y del ganado. En la segunda fase de la tecnología de producción de proteínas, basada en la clonación de genes humanos, las proteínas eran producidas con la utilización de técnicas convencionales de ingeniería genética. Como resultado, a mediados de la década de 1980 comenzó a ser de rutina el proyectar células para producir proteínas terapéuticas a niveles sustancialmente excesivos, con relación a lo que podría ser logrado por la purificación del tejido. Sin embargo, dado que muchas de las proteínas producidas por técnicas convencionales de ingeniería genética habían sido purificadas anteriormente, la protección a la patente proporcionada a esta segunda fase de la tecnología se concentró en proteínas terapéuticas que codifican los genes. 

Shire cree que la tecnología de activación génica representa la tercera fase en la evolución de la tecnología de producción de proteínas. La tecnología de Shire es pionera en la producción de proteínas terapéuticas totalmente humanas, y representa el primer enfoque nuevo para la producción de proteínas en más de 20 años. La técnica se basa en la activación de proteínas terapéuticas que codifican los genes en células humanas, al contrario de la clonación y de la transferencia de estos genes hacia otros organismos. Shire cree que esto permitirá el desarrollo y la comercialización de un gran número de proteínas terapéuticas, incluso versiones potencialmente más perfeccionadas que muchas de las que se comercializan actualmente. 

Estructura del Gen y Regulación de la Expresión Génica

Los recientes avances de la biología molecular, de la biología celular y de la genómica llevaron a una comprensión bastante superior de la estructura y funcionamiento de los genes humanos, en relación a lo que era posible hace apenas algunos años. De manera general, se acepta hoy que prácticamente todos los genes contienen determinadas secuencias de ADN que suministran las informaciones necesarias para que la célula estructure una secuencia específica de aminoácidos, que constituyen una proteína (secuencias de ADN que codifican el gen). 

El gen es controlado por determinadas secuencias de ADN (secuencias reguladores de ADN) que funcionan como llaves, que conectan el gen y accionan la síntesis de la proteína. Esencialmente, toda célula humana contiene el mismo grupo de aproximadamente 100 000 genes, pero cada tipo de célula produce solamente un subgrupo de las 100 000 proteínas posibles. Por ejemplo, aunque en su esencia todas las células humanas contengan el gen de la insulina, solamente determinadas células del páncreas producen efectivamente insulina. Las llaves reguladoras que activan la expresión génica en el tipo de célula apropiada, también desactivan la expresión génica en todos los otros tipos de célula. Por este motivo, solamente las células del páncreas producen insulina — las secuencias reguladoras de ADN normalmente asociadas con el gen de la insulina evitan su producción en otro lugar del cuerpo. 

La tecnología de activación génica se basa en activar genes anteriormente silenciosos, desviando las secuencias reguladores del ADN definidas en posición apagada (off) con secuencias reguladores del ADN definidas en posición encendida (on).

Tecnología de Activación Génica de Shire

Aunque el enfoque convencional de la producción de proteína recombinante sea muy poderoso, su uso hoy enfrenta determinadas barreras comerciales y limitaciones técnicas. La principal barrera es que las empresas de biotecnología buscaron y lograron la protección de la patente abarcando muchas de las técnicas usadas para producir proteínas comercializadas, utilizando las formas convencionales de ingeniería genética. Además, las técnicas convencionales de ingeniería genética para la producción de proteínas pueden enfrentar limitaciones técnicas, resultantes de la necesidad de clonar en primer lugar el gen de interés. Para ciertas proteínas, esta etapa aumenta el tiempo de desarrollo, los costos y es técnicamente desafiante. 

Con el objetivo de superar estas barreras comerciales y técnicas, Shire ha desarrollada la tecnología de activación génica aplicada a la producción de proteínas terapéuticas en una línea celular humana. Esta técnica permite activar el gen de interés haciendo que las secuencias reguladoras de dicho gen pasen de “off” a “on” generando altos niveles de la proteína terapéutica.

Tecnología Shire

Notificación de uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para proporcionarle un servicio más personalizado y receptivo. Al utilizar este sitio, usted acepta nuestro uso de cookies como se establece en nuestro aviso sobre cookies. Lea nuestro aviso sobre el uso de cookies para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y sobre cómo eliminar o bloquear el uso de cookies. MÁS INFORMACIÓN