Seleccione una
ubicación

Shire internacional

¿Qué es la biotecnología?

La palabra “biotecnología” fue usada inicialmente en 1919 por el ingeniero húngaro Karl Ereky. En 1992, se estableció la definición patrón en el marco de la Convención sobre Diversidad Biológica: “cualquier aplicación tecnológica que utiliza sistemas biológicos, organismos vivos o sus derivados, para crear o modificar productos y procesos para usos específicos”. Esta definición fue más tarde ratificada por 168 países y aceptada por la FAO y la OMS. Sin embargo, en un sentido amplio, la humanidad ha utilizado la biotecnología desde la antigüedad. Desde alrededor de 1800 a.C., el hombre utiliza las fermentaciones de levaduras para la fabricación de vino, pan, queso, etc. A lo largo de los años, las técnicas de manipulación de los seres vivos se ampliaron, promoviendo un desarrollo significativo en las más variadas áreas, como agricultura, medicina, industria farmacéutica y química, etc. La utilización de biotecnología ha posibilitado el surgimiento de productos como vacunas, anticuerpos, enzimas y hormonas. En la práctica, la biotecnología es una ciencia multidisciplinaria que integra diversas áreas del conocimiento como la genética, la microbiología, la bioquímica, la ingeniería química, la ingeniería genética, entre otras. Gracias al advenimiento de la ingeniería genética, en la década de 1970, esta ciencia impulsó grandes conquistas, culminando en hallazgos magníficos en los más diversos sectores de la vida humana. 

Un poco más sobre medicamentos biológicos

¡Ahora qué usted ya sabe qué es la biotecnología, vamos a entender qué es, entonces, un medicamento biológico! Los medicamentos biológicos, o biofármacos son sustancias terapéuticas semejantes a las proteínas humanas o que interactúan con éstas. Su estructura molecular es extremamente compleja. Además, el componente activo es heterogéneo. Estas moléculas son difíciles de caracterizar y de replicar. Los biofármacos son elaborados utilizando materia prima procedente de dos orígenes:

  1. Componente activo de origen biológico: extraído de microorganismos, órganos, tejidos de origen vegetal o animal, células o fluídos de origen humano o animal.

  2. Componente activo de origen biotecnológico: generalmente son proteínas obtenidas a partir de células modificadas genéticamente para producirlas.

La complejidad molecular es una de las diferencias entre los medicamentos biológicos y los químicos convencionales. Las moléculas de un biofármaco son mucho más pesadas, tienen una estructura espacial más compleja y son más diversas que las moléculas pequeñas que componen los medicamentos convencionales. Una molécula de un medicamento biológico es una proteína formada por una cadena de cientos de aminoácidos con una estructura tridimensional que afectará su actividad. 

Mientras un medicamento químico es probado de 40 a 50 veces durante su producción, un producto biológico es probado 250 veces o más durante el proceso de manufactura, para garantizar su eficacia. El primer paso para desarrollar un medicamento biológico consiste en modificar genéticamente una célula o microorganismo para introducir una secuencia de código genético que produzca la proteína elegida. La célula – o microorganismo- es conservada y réplicas de ésta serán cultivadas durante el proceso de manufactura. 

La biotecnología permitió que la producción de estos medicamentos sea segura, eficaz y no traiga consecuencias negativas al medio ambiente. La biotecnología permite que organismos vivos como microbios y células animales que contienen información genética específica sean utilizados en la producción de derivados o compuestos naturales, como los medicamentos basados en proteínas. El descubrimiento de las tecnologías recombinantes de ADN y de anticuerpos monoclonales en los años setenta marco el nacimiento de la industria de biotecnología. Los usos y aplicaciones de la biotecnología son variados y van más allá de la salud humana y animal, lo que incluye a sectores como protección ambiental y agricultura. Pero el sector de la salud continúa siendo el que más crece y es el mayor. El primer medicamento producido por ingeniería genética fue la insulina recombinante humana, en 1982. 

Actualmente, se estima que 1/5 del total de fármacos lanzados cada año son derivados de procesos biotecnológicos.

Notificación de uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para proporcionarle un servicio más personalizado y receptivo. Al utilizar este sitio, usted acepta nuestro uso de cookies como se establece en nuestro aviso sobre cookies. Lea nuestro aviso sobre el uso de cookies para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y sobre cómo eliminar o bloquear el uso de cookies. MÁS INFORMACIÓN